viernes, 11 de julio de 2008

Una mujer

En una fiesta de cumpleaños una mujer se esconde bajo una silla. Todos la ven y se ríen. La mujer llora un rato, sale de debajo de la silla y exclama que cómo es posible que le “falten el respeto” de esta manera, que “por dios”, que “no se puede esconder uno tranquilo que apenas lo ven se le ríen a uno en la cara”.
La mujer decide no salir nunca más de su casa y se hace fóbica. Pobre.
La mujer fóbica debe salir sí o sí para ir al supermercado a comprar pan, queso y nueces para subsistir. En la góndola de lácteos un hombre triste y con chango la choca sin querer. Le pide disculpas y le dice que “no fue para nada a propósito”. Se miran por unos instantes y se besan mientras el fiambrero corta 250 gramos de queso caro.
Se besan y se siguen besando toda la vida.
Así es el amor.
Dicen.

2 comentarios:

el chair dijo...

si.
un poco asi es el amor.
si.
es cierto.
si
puede ser así el amor.
me voy corriendo al super , a ver que pezco

pablo dijo...

yo me imaginaba que algo tenían que ver las lágrimas con la sal, el amor con los quesos!

saludos Grinszpan.