lunes, 22 de septiembre de 2008

mucho antes

La chica telemarketer se levanta todos los días 20 segundos antes de que suene el despertador. Se sube al colectivo 15 minutos antes de lo que debería y llega un poco antes al lugar en el que suele maldecir en voz baja a no menos de 15 personas por día. Antes o después de que alguien antipático le diga algo malo, pone voz con cara de angustia o de chica dura, dependiendo de lo que le convenga.
Antes y después de comer se lava los dientes con más pasta de la que soporta su cepillo y se hace cinco buches con agua un poco menos caliente que la que usa para bañarse.
Todos los días antes de acostarse, la chica telemarketer escucha una canción de amor diferente y antes de que termine llama a un chico que alguna vez gustó de ella para decirle que antes no le pasaba esto, pero que ahora lo quiere ver todo, pero todo el tiempo. Antes de que sea tarde te lo digo, le dice. Antes de cortar le lee un poema que habla de las pérdidas y le pregunta cuánto cree que falta para que se encuentren para siempre.

9 comentarios:

ignacio dijo...

decile a la chica del telemarketer que me mande un mail. con su cv.
lo antes posible.

PERUCHO dijo...

Muy lindo. Te leo siempre. Un saludo.

Anónimo dijo...

REALMENTE DISFRUTO LEERTE

Una chica asi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Abi dijo...

Pobre la chica telemarketer!! a mi me gustaría un post donde dicha chica salga de la rutina, sería buena idea.
Buen blog, mis congratz para vos!!

tatatata dijo...

ayy
que pinturita

Firulo dijo...

Mala la chica telemarketer. Muy mala. Pensar en esos pobres chicos que se ilusionan con sus llamados imprevistos, pero no saben que es uno más de la lista . El chico del martes. Y se van a dormir con el poema en la cabeza y sueñan con tener una familia y finalmente ser felices para siempre. Qué cosa fea que sea todo tan mentira.
Aunque es verdad que la chica telemarketer tiene licencia para hacerlo. Es un trabajo de mierda.

Mercadito de barrio dijo...

existirá eso de encontrar a alguien para siempre?

Cande dijo...

Ay, me dio triteza la chica telemarketer, no puede estar un segundo lejos del teléfono! qué condena!